3 claves para captar clientes a través de Internet

MARKETING DIGITAL

¿Cuál es el objetivo de tu página web? Probablemente tu finalidad, como la de todos, sea aumentar los ingresos de tu negocio y captar nuevos clientes. La web es un escaparate perfecto para mostrar información sobre tus productos o servicios. Pero también es aquel lugar en el que tratas de seducir a tus potenciales clientes para inducirlos a que te compren.

En un océano de posibilidades, los consumidores tienen que encontrarte y, más difícil aún, elegirte después de haberte comparado con tu competencia. Por ello, va a resultar imprescindible que ganes presencia en Internet y posiciones tu negocio en el entorno digital, para así poder captar nuevos clientes.

A continuación, te mostramos tres claves para que puedas comenzar a captar clientes a través de Internet.

1. Identifica a tu cliente ideal (Buyer Persona)

Antes de comenzar cualquier tipo de estrategia de marketing digital, debes plantearte a quién te quieres dirigir con ella, cuál es tu público objetivo. Para ello, te recomendamos que utilices una herramienta llamada Buyer Persona, que es una representación ficticia de tu cliente ideal. Esta herramienta te permite definir quiénes son los perfiles modelo que pueden estar interesados en tus productos o servicios.

Una vez identificadas cuáles son las necesidades e inquietudes que tiene tu potencial cliente, estarás preparado para definir tu estrategia de marketing digital. El foco debe estar orientado a objetivos concretos, que traten de satisfacer las necesidades que tiene tu Buyer Persona.

Para captar clientes en base a tu Buyer Persona, debes orientar tu estrategia a la captura de registros (leads). Se trata de ofrecerle gratuitamente algo que cuente con un valor de interés para él, a cambio de que te deje sus datos. Conseguir sus datos te permitirá poder interactuar con él y llevar a cabo una labor comercial personalizada para que se propicie la futura venta. Además, podrás incluirlos en la base de datos de tu empresa para, por ejemplo, llevar a cabo distintas estrategias de marketing directo, como emailing.

2. Esfuérzate en los contenidos

Los contenidos son los que inicialmente van a llamar la atención de tu Buyer Persona a través de Internet, es decir, van a ser los encargados de captar tráfico a tu página web. Pero en contadas ocasiones el consumidor pasa directamente del descubrimiento a la compra de tu producto. El cliente potencial va a realizar un recorrido, con distintas fases, desde que te descubre hasta que toma la decisión de comprar.

Por este motivo, tienes que poner especial énfasis en generar contenidos que permitan a tu potencial cliente seguir avanzando en el proceso de compra. Se trata de ir generando en él aprendizaje y confianza en las potencialidades de tu empresa, para que finalmente se decline por tu oferta.

A esta estrategia de marketing digital se le llama Inbound Marketing. Consiste en atraer clientes con contenido útil, relevante y agregando un valor añadido a cada una de las etapas que el posible consumidor va superando en su proceso de compra. Por ello, es importante que generes contenidos de calidad, capaces de captar la atención de los potenciales clientes, y siempre contando tu unicidad desde el punto de vista de lo que le preocupa y necesita tu cliente, y no desde las bondades del producto que pretendes venderle.

3. Invierte para acelerar el proceso (Paid Media)

Una buena gestión de contenidos, como hemos detallado en el apartado anterior, ayudará a que le parezcas una buena opción a Google y ubique tu página web entre sus primeros resultados de búsqueda. No obstante, te puedes encontrar con un problema si tu página web es de reciente creación o acabas de comenzar a generar contenidos.

Probablemente, al comienzo, Google no te tendrá muy en cuenta a la hora de posicionar sus resultados. Esto se debe a que no te considera aún alguien relevante en Internet. Aquí es donde entran en juego las estrategias SEM, que consisten en invertir una cantidad de dinero por aparecer de forma más rápida y en modo anuncio, en las primeras posiciones. Es una estrategia que se complementa con el posicionamiento SEO que has conseguido a través de los contenidos bien trabajados.

Estaríamos hablando, por ejemplo, de campañas de AdWords o Google Display que resultan de gran utilidad para la captación de clientes potenciales en Internet. Todo ello de una forma más rápida y directa que con el SEO. Su funcionamiento consiste en mostrar el anuncio cuando responda a las palabras clave de búsqueda concretas que un potencial cliente está buscando en Google. De esta forma, agilizarás y obtendrás un mejor posicionamiento en Internet en menor periodo de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *