Las 5 recomendaciones que te ayudarán a tener una buena base de datos con CRM

DESARROLLO DE CLIENTES (CRM)

La implantación de un software CRM en tu empresa indudablemente traerá consigo ventajas para tu negocio. Pero no debes confundirte, no se trata de una solución en sí para que tu estrategia de desarrollo de clientes tenga éxito. Debes entender el CRM como un sistema tecnológico que soporta el proceso una vez que está robusto y cuenta con un gran volumen de datos.

Es un sistema de base de datos que te permite recopilar y almacenar los datos. Pero también podrás procesarlos y filtrarlos para, en una última fase, enviar campañas a tus clientes a través del sistema.

Sin embargo, el CRM no deja de ser un software al servicio de todo tu proceso. Por ello, antes de plantearte implantar este sistema habrás tenido que dar los pasos adecuados en tu estrategia de desarrollo de clientes. Recuerda que lo primero que deberías hacer es identificar cuáles son los datos de valor que debes recoger en tu base de datos. Para ello deberías basarte en las necesidades de tu Buyer Persona.

Tras ello, te recomendaríamos que pusieras el foco en la recogida de datos. Implica a tu equipo en la importancia que tiene esto para tu empresa. Una vez que has identificado los datos de valor, tu equipo los ha recogido y almacenado en una base de datos como por ejemplo Microsoft Excel, podrás dar el salto a implantar tu sistema CRM.

Pero, como hemos mencionado, un software CRM no funciona por sí solo ni tampoco es una solución en sí misma. Por ello, te queremos mostrar 5 recomendables prácticas que contribuirán a que tengas una buena base de datos con CRM.

1. Actualiza constantemente tu base de datos

Lo primero que debes saber es que el sistema CRM no te va a eximir de tener que seguir recogiendo datos de tus clientes. Tan solo es un sistema de recogida, almacenamiento y procesamiento. Por ello, la calidad de tu CRM va a depender en gran medida de la calidad de tu recogida de datos.

Por esta razón, para que tu CRM sea de utilidad, te recomendamos que esté debidamente actualizado en todo momento. Los datos que introduzcas tienen que ser precisos, además de someterse a revisión en todo momento para evitar redundancias y asegurar que la información presente es fiable.

2. Introduce los datos sobre el momento de interactuación con tus clientes

Uno de los datos de mayor valor que puedes recoger en tu sistema de base de datos es el medio por el cual el cliente ha interactuado contigo por primera vez. Gracias a la multitud de posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, los compradores pueden llegar hasta tu empresa a través de tu página web, de las redes sociales, del correo electrónico, etc.

Por ello, recoger el dato de la procedencia de tus clientes en tu base de datos va a resultar de gran valor. Podrás analizar e interpretar esos datos para llevar a cabo unas u otras estrategias comerciales.

3. Determina el momento del proceso de compra de tus clientes

Utilizar un CRM te permite introducir datos referentes al momento exacto del proceso de compra en el que se encuentran tus clientes. De esta forma, podrás segmentar tus estrategias comerciales en base al momento del proceso de compra de tus clientes o potenciales clientes.

Además, existen productos que tienen un ciclo de vida fijo y, en cierta medida, predecible. De esta forma, podrás llevar a cabo una estimación sobre cuándo tu cliente te va a comprar otra vez. Puedes utilizar tu CRM para programar un seguimiento sobre cuándo van a empezar a considerar una nueva compra.

4. Unifica las bases de datos de tus departamentos

A simple vista, unificar las bases de datos de tus departamentos de ventas, marketing y servicio al cliente, puede resultar una tarea costosa. Sin embargo, es la mejor opción para poder sacarle el mayor rendimiento posible a tu CRM. Tendrás capacidad para analizar e interpretar en una misma herramienta todos los datos que comprenden el proceso de venta completo, desde su puesta en marcha, hasta su consecución.

5. Implanta un sistema multidispositivo

Cada vez utilizamos más los smartphones y las tabletas en nuestro día a día. Por esta razón, te recomendamos que tu base de datos esté configurada de tal manera que se pueda acceder desde cualquier dispositivo. Nunca sabes cuando vas a tener que hacer uso de tu CRM. El hecho de que el sistema esté adaptado a cualquier dispositivo te va a permitir gestionar con mayor rapidez y accesibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *