Cómo vender en Amazon en 6 simples pasos

COMERCIO ELECTRÓNICO

Una vez que tienes tu propia tienda online y cuentas con un número aceptable de ventas, estarás preparado para dar el siguiente paso: comenzar a vender en Amazon. Se trata del Marketplace por excelencia, donde existen infinidad de productos y donde tendrás que competir con los mejores.

Tu objetivo es hacerte un hueco y comenzar a vender en la plataforma de ventas online más importante del mundo. La venta en Amazon, como todo en esta vida, requiere su pertinente planificación.

Tendrás que pasar por un proceso de pensamiento en el que identificarás qué es lo que quieres vender. Después, tendrás que construir tu espacio y lanzar tus productos en la plataforma. Promociónate y da a conocer al resto del mundo tus productos. Finalmente, mide si estás consiguiendo los objetivos que te habías marcado y reconduce tu estrategia para aumentar tus ventas en Amazon.

A continuación, queremos mostrarte 6 sencillos pasos para que puedas comenzar a vender en Amazon.

1. Decide qué productos vas a vender

Lo primero que deberías determinar es qué vas a vender en la plataforma, porque no todo vale. Tienes que tener en cuenta que vender en Amazon tiene una serie de costes fijos y variables. Por esta razón, vamos a recomendarte que vendas productos a partir de un cierto precio, porque los productos muy baratos (2-3 euros) también tienen unos costes fijos y no salen rentables. Calcula los costes y determina un producto cuyo precio te permita obtener beneficios.

Más allá de la variable del precio, deberías tener en cuenta cuáles son los productos que más se están vendiendo, cuáles son los más buscados y cuáles tienen mejores reviews. Te recomendamos que antes de escoger qué productos vas a vender, hagas un estudio identificando qué productos tienen mejor cabida en la plataforma y cuáles son las palabras relacionadas con ese producto que más se están buscando.

2. Regístrate como vendedor (seller)

Una vez que has identificado qué es lo que quieres vender, tendrás que registrarte como seller en la plataforma para poder lanzar tus productos. Para ello, tendrás que crear tu cuenta de vendedor europeo en Amazon.

Como bien sabrás, está disponible en muchos países, pero te recomendamos que te registres en el Marketplace de origen de tu empresa. Es decir, si tu empresa se ha creado y está ubicada en España, regístrate en el Marketplace español: amazon.es. Esto no quita que puedas vender en otros países. De hecho, Amazon te permitirá vender a los 28 países de la Unión Europea.

A la hora de darte de alta, tienes dos posibilidades: Vendedor Individual o Vendedor Pro. Una de las grandes ventajas de Amazon es que puedes comenzar a vender gratuitamente. Esta es la posibilidad que te ofrece la modalidad de Vendedor Individual, ya que únicamente pagas cuando vendes (0,99 euros por cada venta). Sin embargo, esta opción te limita la venta mensual a un máximo de 40 artículos, mientras que con el Vendedor Pro puedes vender un número ilimitado de productos por 39 euros al mes.

3. Introduce tus productos (listing) en la plataforma

Después de haberte registrado y haber aportado a Amazon toda la documentación legal necesaria, tendrás la posibilidad de comenzar a introducir tus productos (listing). Es recomendable introducir los primeros 4-5 productos a mano, rellenando uno a uno cada formulario.

Cabe destacar que si un producto tiene distintas variantes (de peso, de color, de acabados, etc.) no hay que crear un listing para cada variante, sino tan solo uno general y dentro del mismo indicar las variantes con las que cuenta.

Por otro lado, resulta verdaderamente importante que clasifiques adecuadamente tus productos indicando la categoría y subcategoría a la que pertenecen. De esta forma, facilitarás que tus potenciales clientes te encuentren.

Por último, Amazon te preguntará cuántos productos quieres poner a la venta (stock). Te recomendamos poner un 0 de momento y que sigas con el proceso de publicación hasta el final. Cuando tengas claro cuántos productos quieres vender, ya lo introducirás.

4. Establece un sistema logístico

El siguiente paso será establecer cuál va a ser tu sistema logístico. La plataforma ofrece dos posibilidades: el sistema FBM (Fulfillment by Merchant) o el sistema FBA (Fulfillment by Amazon). En el primero de ellos, eres tú el que te encargas de toda la logística. En el segundo, el FBA, delegas en Amazon todas esas funciones.

Como todo en esta vida, cada sistema tiene sus ventajas y sus desventajas. Escoge adecuadamente uno u otro en función de tus intereses y modelo de negocio, de manera que se adapte lo mejor a tu empresa. Recuerda, siempre, que tu objetivo es el de sacar el mayor beneficio posible, por lo que escoger un sistema logístico u otro puede ser determinante.

5. Da a conocer tus productos

Todo lo mencionado hasta ahora está muy bien, pero para conseguir ventas lo primordial es que tus potenciales clientes te encuentren. Amazon baraja diferentes opciones para promocionar tus productos. La primera de ellas es su propia fórmula, cuyos algoritmos nadie conoce con certeza, pero que se basan en aspectos como la antigüedad, el catálogo, la relación con los consumidores, el precio, el volumen de ventas, las reviews…

Otra de las posibilidades que tienes es el SEO para mejorar tu posicionamiento en los motores de búsqueda de Amazon. Los algoritmos que utilizan son muy parecidos a los que utiliza Google para situarte en sus buscadores. Ambos se basan principalmente en las palabras clave y el ranking concreto de cada una. Sin embargo, Google basa su clasificación en las veces que se usa, se busca o se comparte una palabra, mientras que Amazon basa su clasificación en la tasa de conversión del producto.

Finalmente, puedes contratar campañas publicitarias. Puedes pagar por anuncios denominados “amazon advertising”. Tan solo tienes que decidir qué producto quieres promocionar y cuánto estarías dispuesto a pagar por clic. Además, puedes elegir en qué parte de la página del usuario quieres aparecer, por ejemplo, en su home o portada.

6. Cobra y lleva a cabo un seguimiento

El último paso a la hora de vender en la plataforma es cobrar lo que has vendido. En un principio, Amazon se encargará de cobrarle al comprador, ir reteniendo esos importes y te hace una liquidación cada quince días. Esto lo hacen para asegurarse de que los nuevos vendedores no son ningunos estafadores. Sin embargo, si tienes necesidad de obtener esos ingresos de forma inmediata, podrás solicitar a Amazon que te haga una transferencia.

Por otro lado, te recomendamos que lleves a cabo un seguimiento de todas tus ventas completadas y tus ventas frustradas durante el proceso de compra. Para ello, es aconsejable buscar un programa que te conecte directamente tu cuenta de Amazon con el programa de contabilidad de tu empresa. Así evitarás cualquier error al trasladar las cuentas. Te dejamos dos ejemplos de herramientas posibles: Quipu y Magic Orders.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *